Mi experiencia con Vimeo

El otro día, trabajando, me encontré con la tarea de tener que subir unos vídeos a la plataforma Vimeo.com.

Vimeo, para el que no lo sepa, es una red social para vídeos que está ahora poniéndose en cabeza, pero parece que es un poco más profesional que el conocido youtube. No es un simple reproductor de flash, y se convierte en la herrmienta perfecta para las personas que están empezando a realizar trabajillos de manera semiprofesional.

Esto pinta bien, pero los «problemas» que me he encontrado para realizar mi trabajo han sido varios, retrasando un poco las previsiones temporales de entrega:

1. Si intentas subir vídeos de más de 1080p pesan mucho y tienes un límite de 5 Gigas de subida a la semana. Con lo cual si el cliente lo ha grabado «a lo bruto» (con la resolución máxima de las cámaras de hoy en día) hay que reconvertirlos a una resolución menor, sobre 640p, para que la subida sea más agradable, no se queme el ordenador y evitar subir sólo dos vídeos a la semana, por el inconveniente del peso de los archivos que he dicho antes.

2. En el 2010 el límite de subida era de 2 Gigas ¡Y me quejo ahora que son 5! Antes me hubiese muerto de vieja :-))

No me siento cómoda con este límite, pagando una cuota de una cuenta de Vimeo Plusde unos 46 euros anuales, porque si pacto con el cliente un proyecto grande, como me ha pasado, el tiempo juega bastante en mi contra y no puedo optimizarlo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.