Preguntas que no debes hacerle a una embarazada

embarazadaHola a todos, os voy a contar una serie de experiencias y sensaciones que he ido viviendo en momentos puntales de mi vida y que seguramente os ayude a no ser tan “torpes” en una conversación con una mujer en estado de buena esperanza.

Cuando la mujer se queda embarazada ocurren en su cuerpo los famosos cambios hormonales, es decir, en su interior hay una revolución hormonal que se observa tanto en el interior como en el exterior con cambios de humor, de carácter e incluso físicos.

Esta revolución hormonal incesante también tiene consecuencias en la mujer a la hora de ver la realidad que le rodea. Está más vulnerable a los comentarios, opiniones de los demás, consejos, etc. De repente se ve envuelta en un torbellino lleno de “ahora lo que tienes que hacer”, son tantos los consejos que quiere dar la gente (seguramente de buena fe, no lo dudo) que terminas hecha un lío y con dolor de cabeza, además no son todos iguales pues algunos desdicen a otros y no sabes cuál puede ser el bueno y cual no.

Actualmente me encuentro en estado de mi tercer hijo/a y me he encontrado con las mismas preguntas, y otras nuevas, que en los otros dos embarazos, pero creo que hay preguntas que no se deberían de decir. Por ejemplo:

1. ¿Te has hecho la prueba?

A ver señoras, creo que cuando una mujer (quitando las cabras locas) va anunciando que está embarazada es porque ya lo sabe con certeza y lo puede decir a los cuatro vientos, porque está feliz y quiere transmitirle al mundo su felicidad e ilusión. No se va a arriesgar a decirlo para luego retractarse y quedar mal.

Si estás embarazada de tu tercer hijo y te preguntan eso como me ha pasado a mí te crea una sensación de pensar “¿tan inepta me crees?”, en fin, sin palabras.

2. ¿Ha sido buscado?

Cuando una mujer te anuncia con felicidad que está embarazada da igual si ha sido buscado o no. ¿La ves feliz? Te sobra con eso, no le preguntes si ha sido buscado, no te importa. Si no ha sido buscado y la embarazada tiene confianza contigo ya creerá conveniente contártelo o no.

3.¿Para cuándo te toca? 

Cuando una mujer está embarazada sabe cuándo le toca (los médicos lo saben por si hay duda) y empieza a imaginarse cómo será todo para esa fecha, será primavera, hará calorcito, le pondré esta ropita, etc.

Si la pregunta es “limpia”, ¿para cuándo te toca?, y se queda ahí la cosa, genial, bien por ti, incluso puedes animarla sacando las cosas positivas de esa estación, como lo de la ropita, ir a la playa y cosas así. Si por el contrario después de saber la fecha haces el recuento hacia atrás y le dices “es de marzo” por ejemplo, eso no sienta bien, incluso parece que te estés imaginando el momento del acto sexual con su postura incluida.  Ella ya lo sabe, lo importante no es el pasado. 

4. No lo digas tan pronto.

Decirlo o no es algo personal, pero  pienso que cada instante del embarazo es único, cuanto antes lo digas antes disfrutas de él, no hace falta estar ocultándote, puedes expresar al mundo lo feliz que eres.

Si ocurriese algo se va a sufrir igual, se va a llorar igual, pues la pérdida es dolorosa tanto si lo has dicho como si no, además puede que tengas más apoyo moral por parte de los demás y no tengas que pasarlo sola.

Decirle a una embarazada “no lo digas tan pronto” le estás cortando las alas de la felicidad y además, como he dicho más arriba, es más vulnerable a las opiniones y puede que te haga caso.

5. ¿Qué prefieres qué sea?

Cuando es el primer hijo que esperas, y te hacen esa pregunta, seguramente respondas que te da igual y que lo único que quieres es que venga bien. O a lo mejor sí que quieres realmente algo, un nene o nena, pero lo dices tranquilamente.

Cuando vas por el segundo, la gente empieza a “exigir” la parejita, como si pudieses darle a un botón para elegir el sexo. Entonces, en mi opinión, se crea una especie de estrés hacia la embarazada, si no traigo la parejita decepciono.

Lo bueno es cuando vas a tener el tercero, si tienes dos hijos previos del mismo sexo, como por ejemplo dos hijas, la gente te “exige” el nene. ¿Tú crees que me quedo embarazada todas estas veces porque persigo el hijo que no tengo? No soy una reina, no me hace falta, sólo quiero tener otro más.

En fin, esta es mi opinión al respecto. Ser cautelosos con lo que decís, y espero que nadie se haya sentido aludido o herido cuando lea esto, es sólo mi opinión y además estoy embarazada y como ya he dicho, la realidad la vemos con otra mirilla  😉

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.