Archivo de la etiqueta: ayuda

Adicción a los tips o consejos rápidos.

Hola, ¿qué tal estáis?

¿Os gustó el post sobre la autoayuda y sus peligros? Si no lo has leído aún podéis hacerlo pinchando aquí, si queréis 😉

Hoy os traigo algo parecido a ese post, pero en esta ocasión me centraré en los tips/consejos rápidos.

A cuántos nos gusta ver vídeos o leer webs donde en 5 o 10 consejos nos solucionen el problema. Yo la primera.

Pero, ¿qué se esconde tras esos consejos rápidos? Te lo cuento.

No todo es malo en esta vida, ¿eh?, no vayáis a pensar que me he vuelto negativa y que estoy en contra del mundo, je,je,je. A veces estos mini consejos nos vienen de perlas para solucionar algo en lo que estamos atascados o nos disipan dudas sobre algo que no entendemos muy bien, pero lo malo viene cuando esos tips ponen tiritas a algo que tiene el problema más profundo.

Me explico. Por ejemplo, uno no puede dormir, y lo primero que busca es: «tips/consejos para poder dormir mejor». Personalmente, creo que está mirando en el sitio equivocado. Creo que el sitio correcto es mirar dentro de ti. Preguntarse, ¿qué ha cambiado en mi rutina para que me haya alterado el sueño de esta manera? o, ¿qué hace que no duerma bien por la noche como antes? Y es aquí donde empieza el trabajo interior, ¿es aquella discusión que tuve con un cliente?, ¿es esa tarea que estoy postergando demasiado y se me está haciendo bola?

Pero en vez de mirar en nuestro interior y atacar el problema de raíz lo que hacemos es poner parches, mirar esos pequeños consejos, que sí, que mal no nos van a hacer, pero no dejan de ser meros parches que aguantarán lo que aguante el cuerpo y mente.

Y, ¿por qué recurrimos a estos conejos rápidos y no miramos en nuestro interior?

La respuesta es sencilla: MOLESTA.

Sí, mirar hacia nuestro interior es una acción que molesta, te pone incómodo, porque ves cosas que no te gustan de ti y es muy cómodo mirar hacia otro lado y que la ayuda venga de fuera.

Trabajar el interior de uno mismo requiere mucho esfuerzo, paz, tranquilidad, sacarte las faltas sin juzgarte (que es difícil no hacerlo), y ese proceso la mayoría de las personas no está dispuesto a pasarlo.

Uno nunca sabe hasta dónde puede llegar si no toma acción y se pone a ello. A lo mejor efectivamente no has podido llegar al objetivo (como pensabas en un principio negativamente), pero es muy probable que hayas llegado a un par de escalones más arriba de lo que pensabas, así que, no era un NO rotundo, ¿verdad? 😉

Y vosotros, ¿sois consumidores habituales de estos consejos rapidillos?

Contadme 🙂