Archivo de la etiqueta: Facebook

El influencer, ¿es realmente libre?

Hola a todos, ¿qué tal estáis? Hoy os traigo un post que os hará pensar un poco la situación.

A estas alturas de la vida todos sabemos lo que es YouTube (o cualquier otra red social), y lo que es ser youtuber o influencer.

Para el que no lo sepa, esta nueva forma de ganarse la vida consiste en compartir conocimientos, trucos, o mostrar cosas como ropa, cosméticos, etc, acompañados de una opinión. Esta acción podrá estar patrocinada o no (es decir, que te paguen por ello), según haya decidido el influencer.

Tema a parte, de si es una forma de ganarse la vida y todo lo que conlleva ese tema, quiero centrarme en un detalle.

Lo que se nos vende a los consumidores de estos vídeos y plataformas es que un youtuber o influencer es el dueño de su vida y de su tiempo, pero creo que eso dista mucho de la realidad.

¿Es un influencer dueño de su vida?

En cierta manera no, ya que le termina salpicando, tarde o temprano, el contacto con su vida privada. Es decir, se les acaban las ideas o los temas para publicar, y terminan haciendo un «House tour», un » Mi vida en 24 horas», que aunque ellos piensan que tienen el control sobre lo que publican, están muy equivocados.

A la gente le gusta el salseo, y al ver esos videos personales quieren saber más y más. El youtuber como no quiere perder audiencia y quiere ganar nueva, se presta a ello. Así es como termina publicando su vida, como si fuese la revista Hola. (Hay excepciones como en todo en la vida, pero no es lo normal).

¿Es un influencer dueño de su tiempo?

Vuelvo a decir que no, me expico.

Creemos que uno es dueño de su tiempo cuando no está atado a un horario fijo todos los días y a un sitio determinado a dónde acudir a trabajar.

El youtuber ¡Claro que lo tiene igual! sobre todo el horario.

Es verdad que su escenario físico puede variar o no, según su clase de seguidores. Puede ser que tenga que grabarse o fotografiarse en diferentes lugares, pero al fin y al cabo son horas de trabajo, y algunos lugares tienen horarios. No puede hacerse las fotos cuando quiera. Y el que graba en su casa, no sale de ahí (trabaja, come duerme en el mismo lugar), y eso es peligroso para la salud mental (a algunos youtuberes les ha pasado factura).

Además el contenido y los vídeos no se hacen solos, y tiene que meterle muchas horas de trabajo, incluso más que si estuviese en una oficina. Primero porque tiene que pensar qué hacer, buscar una estrategia, probarla, y meterse en una rutina de videos y publicaciones bastante exigente porque sino las redes sociales lo penalizan y no muestran sus viedos. Total, trabajan incluso más de 8 horas al día, mucho más.

Y aquí es donde quiero llegar

Se nos vende como que son libres y afortunados, pero lo que no sabíamos es que están atados de pies y manos en cuanto suben su contenido a las diferentes plataformas.

Cada plataforma tiene sus reglas y su manera de hacer las cosas, así que estás sujeto a esas normas, y si te las saltas, aunque sea sin querer, te penaliza bajando las visualizaciones. Te puede quitar el canal, penalizarte a no subir videos por un tiempo, o quitarte la monetización, es decir, dejas de ganar dinero.
Además las plataformas se llevan comisión por lo que haces.

Es todo un poco engañoso. Nos pensamos que es libertad cuando «haces lo que te gusta», pero en cuanto están sujeto a las reglas de otros ya no gusta tanto, ¿verdad?

¿No es esto como si tuvieras un jefe y trabajaras para una empresa?

Lo es.

Dependes de una empresa al fin y al cabo, y esa empresa se llama Youtube, twitch, Facebook, Instagram, Tiktok, etc. Y si decide que no le interesas más te hace desaparecer.

¿Te ha gustado? ¿Lo habías pensado de esta manera?

Nos vemos en el siguiente post ❤(っ^▿^)

Facebook me trolea

  ¡Hola a todos de nuevo! He vuelto tal y como os prometí para contaros lo «bien» que me ha ido la campaña de publicidad de mi novela (pincha aquí si quieres verla) PAGANDO CON DINERO REAL en facebook, (pincha aquí si quieres ver el el post al que me refiero).

La verdad es que al principio no fue nada mal. Se puso un límite de gasto, unos 3 euros al día en clicks, y todo iba sobre ruedas. Hubo algunas compras, otros leían en kindle unlimited, nada explosivo pero a mí me sobraba. No pretendo hacerme de oro, pero disfruto mucho sabiendo que la gente lee y disfruta la historia que he escrito, me basta con eso. Además el feedback es muy bueno (y gratificante).

Volviendo al tema de facebook, más o menos al tercer día me salta una alerta  Continue reading